sábado, 1 de febrero de 2014

Senderismo Montejaque-Pico Ventana 01-02-2014

Bueno, al final alguna baja vírica de última hora, nos reunimos con los amigos de Málaga, aparcados y desayunados a la hora prevista. Aún no está claro que nos vayamos a mojar...todo se verá. Salimos de Montejaque por la puerta de atrás buscando la bajada a Benaoján, dejando éste de lado y aún por tramo de carretera llegamos al comienzo del sendero que tomaremos en dirección a los llanos de Líbar. Primeras gotas, armados con variopintos modelos de impermeable y a empezar a retozar por el barro, que no nos abandonará hasta la vuelta a Montejaque. A un buen ritmo...hoy las cámaras no dan mucho trabajo...por una subida no muy acusada nos plantamos en la base del Ventana. En este punto, algunos compañeros, debido a un fallo en las fuerzas, deciden acortar directamente hasta los llanos. Pero el grueso del grupo y con unas condiciones que por momentos empeoraba tomamos rumbo a la subida, primero un tramo bastante inclinado aliviado con parada de avituallamiento, después algo de piedra...nos da un respiro el barro...y por fin en la cumbre, rodeados de nubes y con visibilidad 0 total, unos metros y a coger sitio junto al monolito del pico. Caras y manos heladas, nos apresuramos en la bajada, algo tortuosa por las inclemencias del tiempo y en pocos minutos ya empezamos a divisar el carril que nos lleva de vuelta del pueblo. Ahora sí, una vez en el llano, nos da tregua la llovizna y el viento, y ahora sí, bocata rápido, todos empapados y no hay ganas de coger mucho frío. Todo super verde y agua por todos lados. Ya en el carril, y siempre bajando, nos encajamos en este bonito pueblo serrano, entrando por la parte alta y buscando la plaza del pueblo, de ahí a los coches y a los deseados cambios de ropa. Despedida de nuestros compañeros de Málaga...nosotros pararemos en el Cortijo de Algodonales...es que nos coge de paso. Aquí más de un@ se metió entre pecho y espalda una fuente de potaje de tagasnina, que unido con el calorsito de la chimenea, que reanimó al personal. En definitiva, otra buena ruta con buena gente, una correcta gestión del personal y sobre todo, disfrutar de estas rutas sin importar el tiempo. Mario, como sigamos así me coge polvo el frontal. Nos vemos en la próxima. Carlos P. Luque.