jueves, 26 de junio de 2014

Senderismo Jbel Moussa-Tanger 15-06-2014

Hola amigos. Esta crónica esta cocinada entre todos los que pudimos disfrutar de este finde tan estupendo. El comienzo fue un poco desmoralizador y estresante pues nuestra hora de quedada fue sin quererlo en hora punta,el atasco estaba servido; cosa que hizo retrasarnos en la salida de Sevilla, haciendo que los conductores se animaran por la autovía camino de Algeciras, llegando con tiempo incluso para que algunos repusieran fuerzas. Por poco dinero tuvimos muchas horas de ferry. Antes de llegar al estrecho nos pasearon por el puerto de Gibraltar. Cuando empezamos de verdad el viaje, había pasado ya mas de una hora desde que embarcamos. Todo esto nos sirvió para relajarnos y tomar conciencia de que estábamos de descanso y que no pasa nada,!!!! prisa mata!!!!!..... como dicen al otro lado del estrecho. El paseo con el ferry...muy agradable, el tiempo... muy bueno, y el mar estupendo para hacer disfrutar de la travesía. A un lado España, al otro lado se dejaba ver la silueta de la montaña que nos esperaba al día siguiente. Impresionante. Ya en tierra Tangerina nos dispusimos a buscar el transporte que nos llevaría al centro de la ciudad. Esto si que es una aventura. Nuestra idea era coger dos taxis y cerrar precio para que no hubiera sorpresas a la hora de pagar. En este país las cosas funcionan de una manera especial, y con todo hay que tener paciencia e intentar entenderlas. Pues una vez que llegamos al acuerdo nos ponemos en ruta camino de la ciudad. !!!!!Esto si que fué una aventura!!!!. Los taxistas animados por algún componente del grupo iban haciendo una carrera, adelantando con linea continua..."Er Pepe " no se atrevía ni hablar. Por fin llegamos a la ciudad de Tanger enteritos. Nos apeamos de los coches y nos dispusimos a buscar los pedazos de alojamientos que Pepe con toda amabilidad y diligencia nos había reservado. Una agradable sorpresa, los dos Riad en los que nos quedaremos estaban recién reformados y muy buen sitio dentro de la Medina. Nos encontramos con unas "suits" increíbles de coquetas, simpáticas, limpias y decoradas con buen gusto. La de los singles "genial", de tres camas, una de ellas separadas por un tabique, para la chica con un poco de intimidad. La doble un poco pequeña, pues entre cama y cama solo había una cuarta, de las de verdad, (medida por una servidora). En el otro Riad las suits nupcial, para el jefe Pepe y Merche, !!!!!de lo mas romántico!!!!!, con dosel incluido y cama de matrimonio. Dejamos nuestros bártulos en las habitaciones y nos dispusimos para ir a cenar. No teníamos mucho tiempo, ni tampoco conocimientos de los sitios donde elegir, así que nos dejamos aconsejar por el chico del Riad, que nos mando a un restaurante típico marroquí, que estaba cerca. Así que de cabeza para allá. La elección de los platos fue sencilla, lo que no fue sencillo era que nos entendiera el camarero, que lo hizo a su manera y al final comimos lo que nos trajo. Eso si amenizado con nuestras risas, y buen humor todo fue estupendo. Y a la cama que al amanecer nos esperaba la "Mujer muerta". Bueno antes de seguir tengo que decir que de todas las cosas que me gustan de Marruecos, una de ellas es el desayuno que suelen preparar: huevos, diferentes panes, fruta, miel, mermelada, zumo, leche, café, mantequilla, queso, y por supuesto el estupendo te. Después del suculento desayuno nos dispusimos a comenzar la aventura del día..... la subida al Yebel Musa, que en definitiva era el verdadero motivo que nos había traído por estas tierras. Pico emblemático considerada una de las Columnas de Hércules junto con el Peñón de Gibraltar, en la Península Ibérica. De vuelta a la carretera y a la aventura con los taxis. Llegamos sin dificultad al pueblecito pesquero Belyounech de donde parte la ruta. Con ayuda de algún lugareño comenzamos la subidita. Desde el comienzo nos fuimos recreando con las vistas de la costa española y Gibraltar, y sobre todo de las calitas y playas del pueblecito marroquí, de agua cristalina, azulada, que daban unas ganas de tirarse...... Entre risas y buen humor hicimos de la subida una buena experiencia. Si en algún momento alguien sentía ganas de abandonar,por el calor que en todo momento nos acompaño, los demás animamos a seguir, y las ganas de desertar se disipaba viendo el mar y las vistas impresionantes de la costa, el faro de Trafalgar, Bolonia e incluso en algunos momentos pudimos ver el Torresilla, La Concha, y mucho más. Durante toda la ruta pudimos ver como los lugareños se mueven por las rocas, como las propias cabras; algo increíble con la facilidad conque suben y bajan corriendo por entre las rocas. El camino de vuelta hacia el pueblo donde nos recogerían los taxis lo hicimos rodeando la montaña por el acantilado. Bueeeeeno esto si que fue un deleite, algunos nos duchamos con agua de algún pozo, que salia bien fresquita, otros se decidieron por bajar hasta la playa, una calita de agua transparente que hicieron que el cuerpo se viniera arriba. De vuelta al pueblo nos esperaban refrescos, zumos y los coches para llevarnos otra vez a Tanger. Durante el camino de vuelta, nos informamos con el taxista de donde podíamos ir a cenar con unas cervezas fresquitas y.........yuuupi, lo conseguimos. Después de una ducha y de recomponernos nos dirigimos al restaurante y "menuda cena". Cervezas y vino blanco, francés, pero buen vino, y fresquito, ensaladas, pescado fresco...... en fin lo mejor para terminar un buen día. El resto del finde lo dedicamos a conocer la ciudad, la Medina, el zoco; y deleitarnos con los productos de la tierra, aderezados con sus especies. Picar por aquí y por allá de lo típico, y ver el mercado en todo su esplendor. Se acaba la aventura, de vuelta a casa, el ferry, Algeciras. Bueno esto no acaba aquí, complicidad sobre todo y entre todos. La experiencia "bueniiiiiisima". No hubo contratiempos, todo salio sobre lo previsto y nos quedamos con ganas de más. Esperamos volver pronto pues aún haciendo lo mismo, cada vez es diferente. Gracias a Pepe y a Mario por todo su trabajo con las reservas los tracks y el buen hacer en la ruta. Y a todos por vuestra compañia, LO MEJOR DE TODO. HASTA LA PROXIMA. Paqui Gonzalez.