domingo, 5 de abril de 2015

Senderismo Chorreón de las Naranjas 04-04-2015

Ayer Mamen y un servidor disfrutamos de un estupendo día de campo en Jimena de al Frontera, caminando os puedo asegurar, por uno de los más bonitos parajes que hay en el parque natural de los Alcornocales. Para llegar al Chorreón de las Naranjas en el arroyo de Zapata que vierte sus aguas en el río Guadarranque, hay de adentrarse en la montaña por una estrecha carretera asfaltada en un tramo de unos 12km hasta llegar a las proximidades de unas antenas ubicadas en lo màs alto y donde un cartel nos indicará el inicio de la ruta. A poco de empezar una cancela cerrada con candado nos corta el paso, pero no hay más que saltarla por un lateral para poder proseguir. El camino carretero nos llevará hasta el cortijo de las Naranjas y algo más adelante un mojón a la derecha nos señala el senderillo que nos lleva a la parte superior de la primera chorrera, en la que el agua ha horadado la roca para precipitarse al vacío unos 25m. Luego si descendemos nos encontraremos con el cauce del río Guadarranque que discurre oculto por un frondoso bosque en galería, y un poco más adelante nos encontraremos nuevamente con el Chorreón de las Naranjas en un bucólico lugar que es una auténtica joya natural que nos dejó boquiabiertos al descubrirlo entre la arboleda. Fotos y parada obligatoria para comer contemplando sin descanso el salto de agua. Reanudamos la marcha seguiendo el arroyo de Zapata y tras andar unos metros encontramos la otra cascada, que sin ser tan espectacular como la anterior es el otro hito notable de la ruta. Al llegar a la desembocadura del arroyo en el río, continuamos su cauce aguas abajo descubriendo hermosos rincones que nos animan, porque ahora cada paso es un descubrimiento nuevo, a cual más bonito. Hemos recorrido 1,5km aproximadamente por el río y ya lo tenemos que abandonar cruzando una cancela que nos permite entrar en el espeso bosque de alcornoques y matorral, ascendiendo hasta las proximidades del cortijo de las Naranjas y desandando el camino llegamos al lugar donde aparcamos el coche. Esta ruta aunque tiene una parte inicial de no mucho interés, sin embargo nos recompensa al final con dos maravillosas cascadas y un cauce del río Guadarranque que bien merecerán la pena los kilómetros recorridos desde Sevilla para poder contemplarlos. Gracias a Mamen, mi compañera de ruta con la que pasé un fantástico día y que espero también lo fuera para ella. Hasta la próxima. Salu2!. Antonio Franco.