lunes, 25 de noviembre de 2013

Senderismo Igualeja-Parauta-Cartajima 21-111-2013

Los primeros en llegar a la plaza del pueblo de Igualeja, Mario, Paqui, Santos con su perro Lolo y la cronista, jeje, es decir, yo. La mañana se presentaba fría y con nubes que predecían que el sol nos haría poco acto de presencia, pero Mario con su parte optimista decía que el sol saldría, personalmente lo dudaba, pero finalmente, durante la travesía si nos regaló momentos de brillo para que pudiéramos disfrutar de la mezcla de colores y el brillo del paisaje. En una pequeña plaza, esperábamos al grupo de Sevilla. (Juan, Jesús y Ángel) que llegaron a los pocos minutos y al grupo de Málaga (Mar, Melisa, Silvia, Isabel, Nikolaus, Luis, Fali y otro Luis) este último grupo me sorprendió ya que esperaba a seis personas y con grata sorpresa vi que llegaban dos más, para haber avisado con tan solo día y medio de antelación, se apuntó bastante gente para ser un jueves, jeje, así que en total seríamos 15 personas. Después de los saludos de rigor, con los nuevos compañeros de camino y con los ya conocidos de otras rutas, comenzamos el inicio del camino hacia Parauta. Empezamos adentrándonos un poco en el pueblo para luego torcer a la izquierda y empezar a subir por una de las calles de Igualeja en busca de la salida, adentrándonos poco a poco en el campo y comenzando a ver los primeros castaños. El grupo iba impaciente, parecíamos niños pequeños nerviosos por empezar la aventura, empezaron las charlas entre nosotros, los primeras tomas de contacto, las primeras bromas y las primeras risas. Las hojas secas crujían a nuestros pies tal y como íbamos avanzando por el camino, las primeras subidas hacían que nos faltara el aliento y bromeábamos por ello, llegó el momento de bajada hacia un pequeño arroyo que se cruza antes de comenzar la subida hacia Parauta, por supuesto las fotos no faltaron durante el trayecto, tanto por el paisaje, como en el momento del río ver si se podría coger alguna graciosa… ajajá menos mal que no!! Por que una caída al agua con este frío no sienta muy bien jiji. Camino hacia Parauta ya íbamos pensando en una primera cervecita, por cierto, bien merecida después de la subida… fue aquí cuando uno de nuestros caminantes nos llamó para comentar que no se encontraba bien, nos paramos, estuvimos con él y tras unos buenos consejos de relajación, técnicas de respiración, continuamos poco a poco, (venía con un pequeño rescoldo de resfriado y eso lo notó sobre todo al subir, le faltaba el aire, eso acompañado a una falta de actividad de mes y medio a causa de una lesión… en fin, no era su día) pero como un campeón llegamos todos a Parauta, hicimos una pequeña parada para la esperada cervecita y para un vinito dulce, algunos aprovecharon para su momento plátano y picoteo rápido, jaja y vuelta al camino. La salida de Parauta a Cartagima, empieza con una bajada rodeada ,como es particular en toda la ruta, de castaños de hojas doradas, el sol nos regaló algunos rayos para poder ver con más esplendor el paisaje. Mmmm la cervecita y el vinito, nos vino genial, bajábamos risueños y con ganas de más.. Mario con sus bromas, las chicas con sus fotos de pose junto a algún tronco de castaño espectacular, los chicos por supuesto también aprovechando algún momento foto, a la vez que se seguía con alguna charla amena y divertida, las bromas y las risas que no falten por favor, jajá jajá . Ángel con su cámara captando cada paisaje, cada momento risas, momento travesura, momento foto de grupo e incluso momento en el que volvíamos a nuestra niñez enterrándonos en hojas secas y jugando con ellas, jiji. Volvíamos a estar junto el arroyo pero esta vez para subir hacia Cartagima, aquí nos esperaba un subida de 4 km hasta llegar al pueblo. Esperamos un poquitín a que estuviéramos los 15. Durante el camino íbamos a pequeñas distancias pero repartidos en grupitos, Mario solía ir delante y Juan, quién se ofreció amablemente iba en cola, asegurándose que nadie se quedara rezagado Wink. Ya era la hora de comer, y mi estómago me lo hacia notar, protestando por la falta de comida, pero decidimos que se comería una vez llegáramos a Cartagima, así que decidimos tomar una barrita o algo de fruta a la vez que iniciábamos la subida. Nos hicimos fotos en el tronco de un castaño de más de 300 años que hay a la entrada del pueblo, en esta foto faltaron tres, nuestro Caminante resfriado (Nikolaus) Fali que amablemente se quedó con él y decidieron quedarse a mitad de la subida y Juan que se había quedado esperándolos. Una vez llegó Juan, nos adentramos en el pueblo, íbamos pensando en unas ricas coquetas de setas que hacen, pero que no pudimos degustar por que no tenían en ese momento. Amablemente el dueño nos dejó tomarnos nuestros bocatas dentro del establecimiento, le pedimos las bebidas, y nos dispusimos a comer. Mmm que bien sentó comer y luego un cafecito calentito. Lolo no estaba dispuesto a quedarse sólo en la plaza, así que le ladraba a su dueño para hacérselo saber, Santos se sentó en un banco a su lado y comió junto a él, Juan les acompañó. Olé esa unión de todos a una. No se nos quitaba de la cabeza nuestros dos caminantes que se quedaron a mitad de la subida y que aunque sabíamos que estaban bien, que ya habían comido… sin perder tiempo retomamos la vuelta… Nos volvimos a juntar en el famoso arroyo…A Nikolaus le había sentado genial esa parada, haber comido y ya se le veía con muy buena cara y con su sonrisa habitual, Mar y Melisa les trajo un chupito de vino dulce (para que entrara en calor) y Paqui un infusión de calentita, que gustazo de compañeros!!. Sin perder tiempo, retomamos la vuelta hacia Igualeja, el cielo presentaba unas nubes grises amenazantes de agua…mmm ¿nos llovería?. Cruzamos de nuevo el río y de nuevo a subir entre Castaños, ya se nos notaba el subir y bajar tanto y mis piernas empezaban a protestar, pero no les hacia caso…estaba mas centrada en seguir hablando y riéndome con mis compañeros de ruta..jeje. Ya casi llegando, nos encontramos a dos caminantes malagueños que vinieron por su cuenta y que como es habitual entre los que compartimos afición, nos paramos a charlar con ellos. Amablemente nos volvieron a hacer una foto de grupo ya a pocos metros de nuestro punto final de ruta (Igualeja). Llegamos a través de un estrecho sendero que a la vez llevaba a los huertos colindantes al pueblo. ¡Igualeja ya estamos de vuelta!! Todos contentos por llegar decidimos ir hacia el nacimiento del río Genal, que está justo en la entrada del pueblo, para visitar el lugar, y como no!! Hacernos unas fotos, jaja. Que buen día!! Para poder relajarnos antes de coger el coche de camino de vuelta, unos a Sevilla, otros a Málaga Capital, y otros a Mijas Costa, decidimos tomarnos algo calentito, un café, una infusión… acompañado de unos dulces que Paqui compró en el pueblo.. Mmm que ricos!! Para terminar, os diré, cada ruta, cada sendero que camino acompañada de tanta buena gente, me aporta tanto que se lo recomiendo a todos los que os guste la naturaleza. Gracias a los Sevillanos, Ángel (nuestro fotógrafo oficial) con el cariño que has hecho cada foto, Jesús por tu compañía y charla amena y divertida. Juan como te dije en todo momento, eres mas apañao que un jarillo lata!!(como se dice en mi tierra) ajajá, gracias por estar pendiente de todos, y por supuesto también por tu compañía y los momentos de bromas compartidas. Gracias a los Malagueños, Mar y Melisa, por vuestra compañía y compartir tanto momento foto, ajajá, a Silvia, por acompañarme una vez más en otra ruta con su típico humor, a Luis Ortega, viejo compañero de camino, a Isabel y a Fali a quién conocí en este día, y con quienes fue un placer compartir dicha ruta, a Nikolaus, por su fortaleza y olé por que a pesar de no encontrarse al 100% terminó con una sonrisa en la cara, al otro Luis, ajajá nuevo compañero de camino, y con quién también compartí muchos momentos de risa. Y dejé para los últimos a Mario y a Paqui, estupendas personas promotoras de la idea de que estas dos partes de Andalucía se unan para compartir rutas senderistas. ¡¡Mil veces Gracias!! Saludos y hasta pronto!!! Inma Toro.